apuestas deportivas
Todos los enlaces patrocinados
PUBLICIDAD
 

Un poco de voley
1
(Leído 7697 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

No Participante
Genio de las bookies
Enviado: 13 de Marzo de 2014, 22:42
Pues quería escribiros un pequeño artículo de voley, sobre como se juega, las rotaciones, algunas reglas y sobretodo las muchas dudas que existen cuando uno se pone a ver un partido sin saber nada de este maravilloso deporte.

Entonces me acordé de un gran artículo escrito por la periodista Isabel Garzo en su blog "El sexto set", http://elsextoset.blogspot.com.es/ , donde transmite muchas de esas preguntas que algunos de vosotros me habéis ido realizando durante este tiempo. Espero que os guste.

Sirva este artículo de pequeño manual "para todos los públicos" para ser difundido por todos aquellos que no quieran contestar por enésima vez a las eternas preguntas cuando consiguen reclutar a un nuevo espectador. Intentaré explicarlo de forma que cualquier persona que no sepa nada de voleibol lo pueda entender sin problemas.

1.   ¿Cómo que hay posiciones? ¿Pero en el voleibol no se rota?

I----------------------------------------------I
I                                                          I
I            4               3             2            I
I                                                          I
I----------------------------------------------I
I                                                          I
I                                                          I
I            5                6               1         I
I                                                          I
I----------------------------------------------I
Zonas en voleibol numeradas y sentido de la rotación como las agujas del reloj de izquierda a derecha.

Se rota para sacar por turnos, pero en cuanto el balón se pone el juego cada uno e mueve a su posición. (Si saca el otro equipo, esperarán lógicamente a devolver el balón al otro campo antes de cambiar de puestos, para que no les coja a todos “de camino”).
En el sistema de juego más popular (5-1), cada jugador alterna dos zonas durante todo el partido. Por ejemplo, es habitual que la franja de la izquierda (zonas 4 y 5) sea ocupada por los receptores, la del centro (3 y 6) por los dos centrales (o un central y el líbero que le sustituya) y la de la derecha (1 y 2) por el colocador y el opuesto. La rotación determina en cada momento cuál de los dos miembros de la pareja está delante y cuál detrás.
Por supuesto, todo esto es optativo: lo único obligatorio es rotar en el saque. Dónde se coloquen los jugadores después forma parte de la táctica de cada equipo. Pueden colocar al líbero en 5 si lo prefieren, o no cambiar a alguien en una determinada rotación, o no cambiarse en absoluto si lo desean. El voley es flexible una vez que el balón está en juego, y cada equipo busca entonces la mejor manera de maximizar su rendimiento.

2.   ¿Por qué hay un jugador que va vestido de otro color?

Es el “líbero”. Como bien nos explicaba Francesc Llenas, “va vestido diferente porque es como un portero”. En voleibol, los cambios están regulados de distintas formas: Sólo se permiten seis en cada set, un jugador sustituido sólo puede salir por el mismo que le sustituyó y, si eso ocurre, ese suplente no puede volver a jugar en ese set. Pero el líbero no tiene que ceñirse a esas reglas: sale a reforzar la línea trasera “cuando le apetezca”. Normalmente entra por el central de atrás, pero puede salir por cualquier otro jugador que esté en una de las tres posiciones traseras. Su única norma es que si juega en el puesto de un jugador y quiere pasar a jugar en el de otro, tiene que haber al menos un punto en medio. Normalmente sale por un central y se mantiene ahí toda la rotación trasera (por eso vemos frecuentemente a los centrales en el banquillo, ellos sólo juegan en la línea delantera) y, cuando le toca pasar delante, se va al banquillo para volver a salir en lugar del otro central en la siguiente rotación.
El árbitro necesita que el líbero vaya vestido de otro color porque es el único jugador que puede entrar y salir de la pista sin pedir cambio al árbitro y sin que el juego se pare por eso.


3. ¿Por qué ese jugador salta todo el rato si no se la colocan a él?

No es sólo “para despistar”, aunque también tiene ese efecto. El motivo más importante es que los centrales están muy cerca del colocador y hacen un ataque muy rápido (lo que se llama “ataque en primer tiempo”). Ellos saltan antes de que se sepa dónde va a colocar el colocador. El colocador se los encuentra ya en el aire y les pone la pelota en las manos. Esto da pie a una de las acciones más vistosas del voleibol (a muchas personas es la que más les atrae). Si el central esperara a saber a cuál de los atacantes pone la bola el colocador, sería demasiado tarde para hacer ese tipo de ataque. El central tiene que saltar sin saber si habrá una pelota debajo de su mano o no, y confiar en que su colocador la pondrá justo donde él necesita.


4.   ¡Han dado cuatro toques! ¡Si sólo se podían dar tres!

El bloqueo no cuenta como toque. Es decir: si tras bloquear un ataque del rival el balón sigue en tu campo, dispones de tres toques más a partir de ese momento. Incluso la misma persona que tocó el balón en el bloqueo puede efectuar el primero de esos toques, de tal forma que ese jugador toca el balón dos veces seguidas y eso no es falta.


5.   ¡Ha tocado la red!

La última normativa dice que sólo es falta si un jugador toca la parte de arriba de la red (la banda blanca) en una acción de ataque. Si al caer toca la parte negra de la red (la de cuadros), eso ya no se considera falta.


6.   ¿Qué ha pasado?

Supongo que ésta es la pregunta más frecuente. A menudo, el árbitro para el partido y da el punto a uno de los dos equipos, y muchas personas del público no saben qué ha ocurrido. Son muchos los motivos por los que una jugada puede no ser válida, pero los menos perceptibles para el ojo no experto podrían ser los siguientes:
-Dobles: el segundo toque (efectuado normalmente por el colocador), y el tercero si es que se toca de dedos, tienen que ser totalmente limpios. Es decir, las dos manos deben tocar el balón al mismo tiempo, no puede haber desincronización. Si una mano lo toca antes que la otra, el árbitro lo advierte por el sonido, porque el balón sale dando vueltas o porque lo ve claramente. En ese caso, pita dobles y el punto es para el otro equipo.
-Retención (también conocida como “levantamiento”, “acompañamiento” o “llevada”): está relacionada también con la calidad del toque. Si un jugador retiene demasiado tiempo el balón al tocar de dedos o con una mano, es decir, lo “empuja” o acompaña en lugar de dar un golpe seco, también es falta.
-Zaguero: los tres jugadores que en una rotación dada están en la línea trasera sólo pueden rematar si el contacto de su pie con el suelo al dar el impulso del salto se produce por detrás de la llamada “línea de tres metros”. Si se “pasan de la raya”, el remate no será válido y el punto será para el otro equipo.


7.   ¡Ha hecho dobles claramente y el árbitro no los ha pitado!

Como comentábamos en el punto anterior, sólo en el segundo y tercer toque es falta hacer dobles. En el primer toque está permitido. Es frecuente que se escuchen protestas en algunas gradas cuando la recepción de un jugador no es limpia y el balón sale dando vueltas. Pero en el primer toque eso está perfectamente permitido. Incluso, el balón podría tocar en sus antebrazos y después darle en la cara y eso no sería “dobles” siempre que haya ocurrido en una misma acción.
(A no ser, claro está, que se hagan dobles en el segundo o tercer toque y el árbitro, erróneamente, no los pite… ¡eso ya son cosas que pasan en todos los deportes!)

8.   ¿Por qué el árbitro no les ha dejado cambiarse?

A veces, el segundo árbitro no concede un cambio porque éste se solicita de forma improcedente. El primer motivo es que el equipo haya agotado su número de cambios en el set, que un jugador sustituido quiera volver a la pista en una posición diferente a la que estaba o que se intente meter a un tercer jugador en una posición donde ya ha habido un cambio. Pero también puede ser que el jugador que solicita el cambio (ahora son los propios jugadores los que lo anuncian levantando la tablilla con el número del jugador que debe salir, no el entrenador) lo haga en un mal momento (porque el primer árbitro ya haya pitado, por ejemplo) o no esté preparado para el mismo (esté terminando de quitarse una sudadera, por ejemplo). En todos esos casos y alguno más, el segundo entrenador puede desestimar el cambio. Si el árbitro considera que con esa irregularidad el equipo ha afectado negativamente el ritmo del partido (por ejemplo, ha perdido tiempo con un cambio improcedente), puede incluso mostrarles una amonestación por demora.


9. ¿Qué pasa si el árbitro muestra una tarjeta roja y otra amarilla a la vez?

Es la “pena máxima” y se llama “descalificación”. La escala de sanciones iría así:
-Amonestación: se realiza sólo mediante un gesto y no implica nada en sí sola, aunque acumuladas pueden implicar un castigo. No se registran en el acta.
-Castigo: se representa con la tarjeta amarilla. Implica un punto para el equipo contrario. Se saca por la primera conducta grosera de un jugador.
-Expulsión: se representa con la tarjeta roja. Implica que el jugador o entrenador que la reciba no pueda jugar más ese set. No acarrea un punto para el contrario. Se saca por la segunda conducta grosera (un jugador que ya tiene una amarilla) o por la primera ofensiva.

-Descalificación: se representa con las tarjetas roja y amarilla juntas. El jugador o entrenador que la recibe no puede jugar en todo el partido y además debe abandonar el área de control de la competición. Se saca por la segunda conducta ofensiva (jugador que ya tiene una roja) o el primer ataque físico, intento de agresión o amenaza.

Desde esta última temporada, ha cambiado la escala de sanciones. La amonestación sin punto, que antes era verbal, es ahora la tarjeta amarilla. El castigo y punto para el rival que conllevaba antes la amarilla, se hace con la roja. Para la expulsión (que antes se señalaba con la roja), se usan las dos tarjetas juntas; y para la descalificación (que antes se señalaba con las dos tarjetas juntas), se usan las dos tarjetas separadas. Para entenderlo, todos los gestos han “bajado un nivel”: su efecto es ahora el que antes producía el gesto inmediatamente inferior.

10. “¿No tiene que ser el entrenador quien pida el cambio?”

La forma de solicitar sustituciones también varió. Antes, el entrenador (o, en su ausencia, el capitán) solicitaba una sustitución de manera verbal y con la señal correspondiente. El árbitro pitaba, y solo entonces el jugador que iba a ingresar al campo se aproximaba. Actualmente, para agilizar el juego, los jugadores directamente se acercan a la “zona de sustitución” (el lateral del campo que va desde la red hasta la línea de ataque) y esto ya se considera solicitud de cambio.

11. ¡Pero si ha pisado el campo contrario!
 
En 2009 cambió la norma sobre las invasiones. Antes, cualquier contacto del pie o la mano con el campo contrario era falta. Ahora, si se toca el campo contrario con el pie, no es falta mientras una parte del pie permanezca en contacto con la línea central.
En cuanto al resto de las partes del cuerpo, puedes tocar el campo contrario con la que quieras si esto no interfiere en el juego. Así que, señores del público, si tras un ataque un jugador está totalmente tumbado en el campo contrario, no protesten invasión: si tiene ambos pies al menos rozando el suyo y no interfiere en el juego, no es falta.


12. ¡No vale el saque! ¡El balón ha tocado la red!

No, señores, eso se llamaría tenis. En voleibol, el balón puede tocar la red en el saque sin que haya ninguna consecuencia con ello. Pero no siempre fue así. En el reglamento de 1969 pone que si el saque toca la red, es falta (ni siquiera se repetía, como en tenis). Si alguien conoce el año exacto en el que cambió esa norma ¡la información es bienvenida en “comentarios”!

13. Si se ha lanzado mal el balón puede repetir, ¿no?
 
No, la tentativa de saque también desapareció. Ya sabéis, esas ocasiones en las que el sacador lanzaba el balón al aire pero no quedaba satisfecho y entonces lo dejaba caer al suelo (sin tocarlo) y tenía otra oportunidad.
Ahora, si un jugador despistado hace eso (dejarlo caer al suelo en lugar de golpearlo), su equipo perderá el punto.


14. ¡Ha hecho dobles en el primer toque!
 
Esto es ya para un espectador inexperto pero de nivel avanzado: sabe distinguir los dobles (cuando, al tocar un jugador el balón, se aprecian dos golpes en lugar de uno solo y limpio, como debería ser) pero no sabe que en el primer toque (y solo en ese) están permitidos los dobles, siempre y cuando ocurran en una misma acción de recepción o defensa.
Esto tiene sentido: desde que se permitió recibir de dedos, era lógico que los árbitros “levantaran un poco la mano” en ese primer toque, dado que el balón procedente de un servicio o un ataque llega con mucha más fuerza y, por tanto, era mucho más difícil efectuar un toque de dedos limpio.
Al permitirse los dobles en el primer toque (tanto de recepción como de defensa) un balón puede golpear primero en los antebrazos de un receptor y luego en su cara (pasa más a menudo de lo que parece) y esto no es falta si ha ocurrido en un solo movimiento.
Como curiosidad, y enlazando con el punto 4, diré que un jugador podría tocar el balón hasta tres veces (un toque de bloqueo y después un primer toque “doble”) y esto sería lícito. Su equipo tendría dos toques más para pasar el balón.


15. ¡Pero si la ha dado con el pie!

Este es otro motivo típico por el que se para un partido en ligas no oficiales. Hay risas y todo un equipo ve obvio que no se puede seguir jugando porque alguien del otro equipo la ha dado ¡con el pie! En voleibol está permitido dar al balón con cualquier parte del cuerpo (excepto en el saque, gesto que debe realizarse golpeando el balón con “cualquier parte del brazo”). Y algunos “futboleros” dicen: “¡hala! Si está permitido, ¿por qué no la dan muchas más veces con el pie?” Bueno… ¡Probad y me contáis!


Hasta aquí esta "pequeña síntesis" que espero os valga de ayuda para cuando veáis un partido de voleibol.

Y desde aquí mis más sinceras gracias a Isabel por permitirme hacer un copia de su artículo.  ;)



 


*Las cuotas mostradas en la web son meramente orientativas. Nuestro equipo trabaja muy duro para poder ofrecerte las cuotas más actualizadas posibles. Estas cuotas están sujetas a posibles cambios por parte de los operadores. No olvides comprobar la cuota actualizada en la casa de apuestas antes de realizar cualquier apuesta.